viernes, 11 de marzo de 2011

Flammkuchen o pizza alemana

Vamos con una especie de pizza muy fina típica de la zona suroeste de Alemania y de la zona francesa de Alsacia, llamada Flammkuchen.
Es una masa fina elaborada únicamente con harina y agua sobre la que tradicionalmente se colocan cebolla, bacón y crema de leche o nata. En este caso la hice con los ingredientes que tenía en la nevera y a mi juicio bien rica que quedo.
Prueba a hacer la original o a tu gusto y me cuentas.

Ingredientes para la masa:
100 gramos de harina.
50 ml. de agua templada.
Media cucharadita de aceite.
Media cucharadita de sal.

Ingredientes para el relleno:
2 filetes de pollo troceados.
1 cebolla.
2 salchichas de pavo.
6 lonchas de queso mozzarella.
Orégano.

Preparación:
Echamos en un bol la harina, hacemos un crater y dentro vamos añadiendo el agua, dejamos un poquito por su fuera necesario. Comenzamos a amasar con una mano mientras la otra la utilizamos para sujetar el bol o por si hay que añadir mas harina o agua.

Amasamos hasta que quede una masa manejable y no se nos pegue en los dedos, pudiendo añadir mas harina o agua si la masa está demasiado seca (y se hace migas) o está demasiado húmeda y se pega a las manos. El objetivo es poder hacer una bola manejable con la masa. Con la masa en el bol, hacemos unos agujerillos con los dedos y echamos la sal y el aceite en ellos, luego seguimos amasando para que se distribuyan por toda la masa.

Como esta masa no lleva levadura (y por eso no quedará tan esponjosa), no es necesario dejarla reposar, así que se puede estirar y hacer el flammkuchen inmediatamente.

Precalentamos el horno a 180º (se puede ir calentando en lo que se hace la masa). Enharinamos una parte de la encimera de la cocina y estiramos la masa con un rodillo, intentando que quede lo más fina posible.
Ponemos una base de salsa barbacoa, cuatro lonchas de queso mozzarella, dos salchichas de pavo troceadas, una cebolla cortada en aros, el pollo en tacos pequeños que previamente lo salteamos un minuto, no hace falta que se haga del todo, unas tiras de queso y orégano.

Horneamos durante 15 minutos o hasta que los bordes de la masa empiecen a dorarse.

... Y a la mesa.

5 comentarios:

  1. La pena es que no se puede compartir desde aquí, jajajaja. La volveré a hacer con otros ingredientes porque me gusto un montón.
    Gracias por tu comentario. ;-D

    ResponderEliminar
  2. Veo que te gusta mucho la comida alemana.
    A mi me gustan las pizzas con masa finita, y crujientes, como la que has hecho, pero a mi marido le gusta mas bien gordita.
    Pero por probar, lo haré, que me encantan las pizzas!
    bss

    ResponderEliminar
  3. Pindorina, yo las prefiero finas y crujientes pero gordita puede estar muy buena también.
    Como te sigo ya vere el resultado algún día.
    Gracias y besos.

    ResponderEliminar
  4. Que rico!! :) Leo vuestro blog y me estoy acordando de las cosas ricas que cocinaba mi madre en casina :)
    Un besin

    ResponderEliminar